DEPURACION.

Hay 1 producto.

Subcategorías

  • Depuración del Hígado.

    En el hígado se filtra la sangre para eliminar las toxinas de mayor tamaño. En el hígado tiene lugar también la detoxificación debida al alcohol en exceso, a tóxicos exógenos y a ciertos medicamentos.
    Igualmente, cuando se establece una dieta depurativa, el principal órgano implicado es el hígado.
    Una de las principales plantas con acción específica de apoyo de la función hepática es el cardo mariano (Silybum marianum), cuyas semillas son ricas en la silibina es la más importante como sustancia antioxidante y protectora del hígado. 
    Numerosos estudios han demostrado acción antihepatotóxica al actuar directamente sobre las células del hígado, antagonizando distintos
    agentes hepatotóxicos.
    El mecanismo de acción es doble, por un lado modifica la estructura externa de los hepatocitos para impedir la penetración de los tóxicos y por el otro induce una mayor producción de nuevos hepatocitos y, por tanto, la capacidad de regeneración del hígado.
    En cuanto a la acción antioxidante, la silimarina y la silibina han demostrado una importante actividad antioxidante y captadora de radicales libres.
    Esta acción antioxidante conlleva una reducción de la oxidación del LDLcolesterol, reduciendo su aterogenicidad.
    Cuando la silibina se trasforma en fitosoma (Sylifit®), un complejo con fosfatidilcolina, se potencia la acción de la silibina de dos formas distintas. Por un lado  mejorando ostensiblemente la biodisponibilidad de la silibina que alcanza mayores niveles en plasma de forma más rápida. Por otro lado, la fosfatidilcolina ha demostrado en distintos estudios su eficacia al contribuir a la regeneración del hígado dañado por toxinas y hepatitis, así como en el hígado graso alcohólico.
    La actividad del fitotosoma de silibina (Sylifit®) ha sido demostrada en diversos estudios: tanto en prevención del hígado graso por alcoholismo, como en la reducción de daño hepático inducido por paracetamol y en la mejora del funcionamiento hepático en caso de hepatitis.

     

  • Depuración del Intestino.

    El colon es la parte del intestino donde se almacenan los productos de desecho y se reabsorbe el agua de los mismos para mantener el
    balance hídrico. Además en el colon, mediante las bacterias que conforman la microbiota colónica, se produce la fermentación del material no digerido, la absorción de ciertos nutrientes y la síntesis de nutrientes tan vitales como el ácido fólico. Las bacterias colónicas ayudan a controlar el crecimiento de bacterias dañinas, y mantener el equilibrio del pH, contribuyen a la integridad de la mucosa y evitan la porosidad que permitiría la absorción de toxinas y alérgenos. En esta parte del intestino grueso se absorben también electrolitos y algunas vitaminas, especialmente vitamina B y vitamina K, que se requiere para la coagulación de la sangre.
    Asimismo, una de las funciones más importante es la eliminación de residuos tóxicos.
    El estreñimiento o la evacuación incompleta, provoca que en el intestino grueso se vayan acumulando desechos que a la larga forman costras que impiden la buena absorción de ciertos nutrientes, asimismo entorpecen la colonización de las bacterias beneficiosas, provocando un empobrecimiento de la flora bacteriana y como consecuencia fallos en la producción y absorción de ciertos nutrientes (como las vitaminas antes mencionadas), descenso de la función inmunitaria y de defensa del terreno contra microorganismos patógenos y penetración de toxinas y alérgenos.
    Es por ello que un buen estado de salud general depende en buena medida de un intestino limpio y con buena salud.
    Es de común conocimiento que La Papaya es una fruta digestiva, principalmente por su contenido en papaína y fibra.
    Sin embargo, el contenido en papaína y otros nutrientes varía en función de: su origen geográfico, forma de cultivo y estado de madurez de la fruta en el momento de su recogida, entre otras cosas. Por ello cuando se pretende un efecto fisiológico que favorezca la digestión y alivie los trastornos intestinales como el estreñimiento o la diarrea, debe recurrirse a preparados estandarizados.
    Este es el caso del concentrado de papaya orgánica que se obtiene según la tradición de los monjes del Monasterio Budista del Loto en Hawai (Caricol®), que cosechan los frutos maduros de papaya cultivada de forma orgánica (ecológica) y tras quitarles las semillas, cuecen la pulpa lentamente durante varias horas, inyectan aire mientras se enfría y la reducen a puré. De esta forma se consigue aumentar la concentración y actividad de la papaína y el puré final tiene una actividad casi 4 veces mayor que la pulpa de la papaya madura cruda.
    Este puré concentrado ha demostrado con estudios clínicos que es capaz de mejorar la digestión por su alto contenido en papaína que es una enzima capaz de digerir las proteínas de los alimentos, de forma similar a la pepsina de nuestro jugo gástrico.
    Además, es capaz de regular la función intestinal, porque por su contenido en fibra soluble es capaz de formar coloides gelatinosos en contacto con el agua que hay en el intestino. Estos coloides aumentan la masa de las heces y de ésta manera, de una forma mecánica, ayudan a evacuar en el caso del estreñimiento y en el caso de diarrea “ligan” las heces, por lo que éstas dejan de ser líquidas e irritantes.
    Es por eso que cumple tres funciones: favorecer la digestión, prevenir o corregir el estreñimiento y aliviar los síntomas de la diarrea, lo que hace que este puré resulte muy beneficioso en las personas con dificultades para digerir, las que padecen estreñimiento crónico y las personas con síntomas de intestino irritable u otros trastornos inflamatorios intestinales.

  • Detoxificación Hepática en la prevención del Cáncer.

    Durante el proceso de detoxificación del organismo, el hígado además de actuar como filtro y productor de bilis y cumplir
    con sus funciones digestivas y metabólicas, desempeña un papel fundamental en la eliminación de toxinas endógenas y de
    las provenientes del exterior (xenobióticos), al descomponer enzimáticamente estos productos no deseados para facilitar su
    eliminación.
    Esta detoxificación enzimática en el hígado se lleva a cabo generalmente en dos fases. En la fase I, las enzimas que intervienen modifican las sustancias tóxicas mediante reacciones químicas y las convierten en productos más hidrosolubles que puedan ser procesadas por los enzimas de la fase II. En la fase I participan entre 50 y 100 enzimas que, en su conjunto, se conocen como citocromo P450; su actividad varía de un individuo a otro y está influenciada por la genética, la exposición a toxinas y el estado nutricional.
    Un efecto colateral que se produce en esta fase es la producción de radicales libres, por lo que el organismo precisa neutralizarlos.
    En la segunda fase, las enzimas de la fase II actúan sobre algunas toxinas directamente y sobre las formas intermedias resultantes de la activación de la fase I, que se combinan con moléculas endógenas de carácter polar para formar productos de conjugación que son rápidamente excretados.
    El buen funcionamiento de estos sistemas de detoxificación del hígado es especialmente importante para la prevención del cáncer. Si existe una elevada exposición a agentes carcinógenos y/o un sistema de detoxificación enzimático lento, el riesgo de cáncer se eleva significativamente.
    Sulforafano glucosinolato del brócoli: Una sustancia natural que contribuye favorablemente a la actividad detoxificadora del hígado. 
    El sulforafano ha mostrado ser un protector potente contra el daño oxidativo y los carcinógenos debido a que es capaz de inducir un equilibro favorable entre las enzimas de la Fase I y de la Fase II de desintoxicación, inhibiendo ciertos enzimas de la fase I responsables de la producción de productos intermedios reactivos con potencial cancerígeno, y de inducir las enzimas de Fase II de detoxificación, que
    transforman los cancerígenos en metabolitos inactivos que pueden ser expulsados fácilmente en la orina.
    En diversos estudios se ha mostrado que el sulforafano ofrece protección contra el impacto negativo de los gases diesel, el humo de los cigarrillos, las aflatoxinas, las radiaciones UV y las aminas heterocíclicas provenientes de carnes y pescados demasiado hechos.
    Síntomas que pueden alertar que el organismo precisa de una detoxificación son: las manifestaciones alérgicas, crisis de asma, la fatiga cronificada, problemas digestivos que se alargan en el tiempo o reaparecen periódicamente, infecciones frecuentes, cambios en el humor y el sueño, celulitis u obesidad, problemas cutáneos (erupciones, eccemas, etc.) y exacerbación o descontrol de algunas enfermedades como artritis, diabetes, hiperlipidemias y otras enfermedades metabólicas.

  • Neutralización de los Radicales Libres.

    En la utilización celular del oxígeno, un 3 a un 10% de las moléculas de oxígeno se conviertan en radicales libres primarios, que es necesario neutralizar mediante los antioxidantes primarios del organismo que son principalmente la superoxido dismutasa (SOD) y la catalasa. Cuando este sistema se satura, los radicales libres dejan de ser neutralizados y se comienzan a producir daños importantes
    en el material genético, los ácidos grasos de las membranas celulares, las proteínas y otras estructuras celulares. Estas estructuras dañadas se convierten a su vez en radicales libres que, al no proceder directamente de la utilización directa del oxígeno, se conocen como radicales libres secundarios. Los radicales libres secundarios son neutralizados por sustancias antioxidantes como las vitaminas C y E, los polifenoles y otras sustancias naturales, que reciben el nombre de antioxidantes secundarios.
    Superoxido dismutasa como suplemento alimenticio. Los resultados de un ensayo clínico ponen de relieve que la suplementación oral con un producto rico en SOD, que se sabe que tiene una actividad antioxidante primaria a nivel celular y contra el estrés oxidativo, podría tener un efecto positivo sobre varios signos y síntomas del estrés y particularmente sobre la fatiga, la calidad de vida (condición de salud física y mental) y algunos aspectos de neuro comportamiento.
    Ácido alfa lipóico. El ácido lipoico es una coenzima clave en el metabolismo energético de las células. Entre las muchas propiedades que desde su descubrimiento a mediados de los años cincuenta del siglo pasado se han descrito, resulta muy interesante en el contexto de la detoxificación, porque además de tener acción antioxidante, ha demostrado ser hepatoprotector, mejorar la circulación del hígado, y actuar como un agente quelante, es decir, que es capaz de formar complejos con iones de metales pesados. Así, se ha observado en ratas, que la administración del ácido lipoico mejora la excreción biliar del mercurio inorgánico. Una particularidad que debe ser tenida en cuenta es que el ácido alfa lipóico puede presentarse en dos formas enantiómeras, R-ALA y S-ALA; la forma en que se encuentra en la naturaleza y que es fisiológicamente más activa es la R-ALA, pero su absorción es limitada y su molécula muy sensible a la humedad, el oxígeno y la polimerización. Para mejorar la absorción y la estabilidad se ha desarrollado una sal sódica patentada como Bio-EnhancedTMNa-R-ALA.
    Otros antioxidantes de gran interés en la neutralización y barrido de los radicales libres secundarios que, aunque son por todos conocidos, no conviene olvidar son: las catequinas del té verde (Camellia sinensis), la antocianidinas del arándano europeo (Vaccinium myrtillus), los flavonoides de los cítricos, el coenzima Q10, la n-acetil cisteína, la vitamina C, la provitamina A, la luteína, el licopeno y el zinc.


Marcas

Newsletter

PayPal